Bye bye 720! Por Daniel Ramos
31 enero, 2022
Venture Capital en España para Fase Seed. Por Daniel Ramos
17 abril, 2022

*Este es el primer post de una serie de contenidos que clasificaremos bajo el hashtag #WeLoveStartups y en la que hablaremos sobre empresas de perfil tecnológico y daremos consejos y recomendaciones, no siempre necesariamente jurídicas, en base a nuestra experiencia en el asesoramiento a este tipo de entidades mercantiles desde hace diez años.

En 2020 tuve la oportunidad de co-organizar un Meetup Oficial de Product Hunt en una aceleradora. Tuvimos una presentación y un panel sobre cómo crear un Producto Mínimo Viable (MVP), donde varias startups de diferentes sectores nos contaron sus experiencias.

Fue, como siempre, interesante conocer las historias y los aprendizajes de cada startup. Recurriendo a mis notas del evento, pude consolidar las ideas principales de cómo crear un MVP en 3 lecciones:

Consejo 1: Tu Producto Mínimo Viable no tiene que ser un producto completo

Construir un MVP no se trata de construir un producto completo, sino de crear uno que te permita evaluar una hipótesis de manera rápida y barata.

El problema más común entre los emprendedores (que también cometieron a los que asesoré en el evento) sucede cuando, durante el proceso de investigar y entender a sus potenciales clientes, intentan incorporar las necesidades de TODOS en el MVP. Comienza con un problema a la vez, que no te coman las ansias.

Recuerda que, para que tu versión mínima de producto tenga valor, debe ser algo que tus usuarios puedan utilizar (algo solamente técnico, no sirve como MVP).

En consecuencia, una startup invierte excesivo tiempo y dinero en construir un MVP que satisfaga a todos, pero del cual casi un 70% finalmente no será utilizado. En el proceso de construir un MVP, no podrás ni tendrás que satisfacer a todos tus potenciales clientes, ¡ojo con esto!

Consejo 2: Enfócate en tus early adopters

Identificar y trabajar con los “EARLY ADOPTERS” (usuarios que sienten el problema más fuerte que nadie y están dispuestos a aceptar un producto incompleto (un MVP) y colaborar con su retroalimentación para que se convierta en un producto más completo) es una estrategia más eficiente para construir y mejorar un producto. 

¿Cómo hacerlo?

Busca cientos de potenciales clientes y preséntale tu producto a todos, enfocándote en el núcleo de tu propuesta de valor. 

Muchos te dirán que NO y está bien, su respuesta verifica que justamente no son early adopters. En este momento, lo mejor es evitar perder el tiempo intentando convertirlos en un SÍ, pues no entienden el centro de tu propuesta de valor. En el futuro, en una etapa más avanzada de tu startup podrás convertirlos en un SÍ con un producto, con todos los aspectos que ellos desean.

Te quedarán unos pocos sí, pero ellos sí serán early adopters. Sentirán el problema más fuerte que nadie y estarán dispuestos a aceptar un producto incompleto y hasta malo. Por esa razón, querrán trabajar contigo hasta que tu producto mínimo viable se convierta en un producto de verdad. Una vez los encuentres, prueba tu MVP con unos cuantos e itera.

Consejo 3: Establece criterios para priorizar e implementar feedback 

En Product Management, mejorar tu MVP es una función del feedback de tus clientes y tus intuiciones acerca del producto. Sin embargo, incorporar demasiado de uno u otro input no necesariamente traerá mejores resultados y te arriesgas a gastar demasiado tiempo y recursos en algo que nadie querrá.

Por un lado, pedir feedback no es tan simple como preguntarle a tus usuarios activos “te gustaría un botón X que haga Y?” La manera en que hagas las preguntas tendrá un efecto directo sobre el feedback que recibas. “Estarías dispuesto a pagar por un botón X que haga Y?”. La respuesta a la primera pregunta probablemente sea afirmativa, a la segunda tal vez no.

Por otro lado, es necesario entender qué aspectos tienen retorno de inversión y cuáles no. Tal vez creas que construir un sistema de reviews muy sofisticado disparará las recomendaciones en tu e-commerce. Adelante. Aprovecha tus intuiciones, no las sobreanalices, pero pruébalas rápido y barato.

Recuerda que somos abogados pero tenemos un equipo multidisciplinar que trabaja con startups desde hace diez años. Además, mentorizamos proyectos, incubadoras e incluso invertimos en aquellos equipos e ideas que nos gustan mucho así que, si quieres hablar con nosotros y probar si surge la magia, contáctanos a través de nuestras redes sociales o envianos un correo electrónico a contacto@lbo-abogados.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.